Busconómico

Diferencias entre cuentas corrientes y cuentas de ahorro

Es posible que para muchos no haga falta hacer distinciones entre una cuenta corriente y una cuenta de ahorro. Esto es porque no estamos acostumbrados a tener un conocimiento preciso de las cosas por falta de interés, lo que ha llevado al pensamiento de que mientras funcionen como deben, no hace falta indagar sobre lo que realmente son.

De hecho, optar por una cuenta de ahorro o una cuenta corriente tiene propósitos distintos, solo que lo comprendemos después. Todo esto está muy relacionado con una cultura del ahorro poco difundida y la falta de énfasis en el cuidado de las finanzas personales. Por eso hoy queremos abarcar las diferencias entre estas herramientas financieras.

Las cuentas bancarias se han vuelto imprescindibles

Aunque pueda sonar complicado, el proceso de bancarización resulta necesario para unos y controversial para otros. Esto se debe a que algunas entidades a veces abusan de los servicios que proporcionan y ejercen mucha influencia sobre las sociedades modernas. Eso no implica que dejarán de tener un rol fundamental en nuestras vidas, ya que actualmente es casi imposible funcionar en el día a día sin tener una cuenta de cheques en un banco.

Cuenta Relación

Cuenta de ahorro online que se gestiona a través de la App Móvil y que ofrece una interesante rentabilidad por tu dinero, sin comisiones ni saldos mínimos.

Libretón Básico Bancomer
Cuenta bancaria sin chequera para el depósito y retiro de dinero, con una tarjeta de débito asociada.
Nómina Banorte con Chequera

Cuenta para domiciliar tu salario, con cuatro cheques gratis al mes y tarjeta de débito sin anualidad.

Cuenta Única
Cuenta bancaria para el depósito y retiro de dinero en cualquier cajero automático o sucursal de la entidad. Con tarjeta de débito y posibilidad de chequera.
Cuenta Perfiles
Cuenta de depósito bancario que te permite administrar cómodamente tu dinero y utilizarla en miles de establecimientos en todo el mundo.

Comenzar a ahorrar es un proceso natural para algunas familias, mientras que para otras es una batalla constante. Cuando de jóvenes nos inclinan hacia una cuenta bancaria, no vemos más allá de la acción porque no entendemos bien la funcionalidad de los productos financieros. Tanto así, que mucha gente envejece sin cambiar nunca de banco ni de cuenta.

En sí, esto no tiene nada de malo, pero atenta contra la diversificación y la eficiencia en el manejo del dinero. Hoy en día, no parecería sensato ignorar los avances tecnológicos, la transformación de la banca tradicional y la gran variedad de instrumentos financieros. En un sentido administrativo, dejar de aprovechar estas circunstancias limita tus opciones.

Además, las sociedades están evolucionando hacia la digitalización completa, la eliminación del efectivo y un consumo más ecológico. Apoyarse en una institución bancaria convencional, fintech o financiera online es prácticamente lo mismo. Los detalles están en la reputación, servicios, ventajas, atención al cliente y tipos de cuentas.

Diferencias entre una cuenta corriente y una cuenta de ahorro

Cuentas corrientes y de ahorroDespués de esta breve explicación, tenemos que aclarar la finalidad y características de una cuenta corriente y una cuenta de ahorro. Es posible que aún a estas alturas muchos consideren que son la misma cosa, pero no debería ser así. Por eso queremos explicar con más detalle cada producto por separado.

Qué es una cuenta corriente

En esencia, una cuenta corriente es un instrumento financiero básico que te permite gestionar tus ingresos para los gastos más habituales. Su propósito no es el de ahorrar a mediano o largo plazo, sino darte las herramientas para que puedas pagar, transferir, usar cheques, obtener tarjetas y manejar el dinero de forma más flexible.

Podría decirse que todos deberíamos empezar con una cuenta corriente, pero cada entidad financiera tiene sus requisitos al respecto como pueden ser exigir un saldo mínimo y el pago de ciertas comisiones. Además, existen distintos tipos de cuentas corrientes, podemos encontrar las cuentas de débito, las cuentas de cheques o las cuentas de nómina. También podemos encontrar cuentas de empresa, destinadas a profesionales y negocios.

Como producto financiero para gastos corrientes, puede incorporar una serie de beneficios que son de mucha utilidad. Tal es el caso del sobregiro, un monto establecido por el banco que sirve de préstamo por un tiempo determinado (15 a 20 días). Puedes usar el dinero para lo que necesites y aprovechar este recurso cuando haga falta.

Detalles sobre la cuenta de ahorro

A diferencia de la anterior, la cuenta de ahorro fue concebida para acumular dinero con un fin específico o no. Es un producto financiero de fácil acceso y que genera intereses sobre saldos mensuales. Como está dirigido a todo tipo de público, las hay para niños, jóvenes, adultos o jubilados que quieren iniciarse en el proceso de bancarización.

Con frecuencia, este instrumento podría requerir un monto mínimo de apertura para obtener las ventajas asociadas a su uso. Suele incluir una libreta donde se asienta los retiros en taquilla. En algunos casos, incluye un gasto de anualidad según las disposiciones del banco.

Las cuentas de ahorro puras tienen una operatividad limitada, entre otras cosas no permiten la domiciliación de recibos ni de ingresos. Sin embargo, el propósito fundamental de la cuenta de ahorro ha sido alterado por varios factores. En parte por las exigencias de la banca tradicional y la costumbre de usarla para gastos corrientes. Esto explica en parte por qué la gente no distingue entre las cuentas que estamos tratando.

Comparación entre cuentas de ahorro y cuentas corrientes

No debería ser complicado entender la diferencias entre cuentas corrientes y cuentas de ahorro por ser instrumentos básicos. No obstante, resumiremos los aspectos más importantes para que tengas presente cómo funcionan:

  • La cuenta de ahorro incluye una tasa de interés sobre el saldo mensual, cuya rentabilidad se suele expresar mediante la GAT nominal y la GAT real. Es inusual que una cuenta corriente tenga algún rendimiento, aunque también hay casos, como algunas cuentas del banco Inbursa.
  • Las transacciones vía cuenta corriente son más rápidas y tienen menos limitaciones. Dependiendo del banco, la cuenta de ahorro puede presentar ciertas restricciones (montos, horario, etc.).
  • Ambos instrumentos financieros pueden estar sujetos a un monto mínimo de apertura y gastos de manejo. Si no se trata de una cuenta de nómina, la corriente podría incluir un saldo mínimo promedio mensual.
  • La cuenta corriente suele incluir una tarjeta de débito gratuita con la que pagar en comercios y retirar dinero en cajeros. También puede incluir una chequera, para realizar pagos librando cheques.

Las diferencias entre cuentas corrientes y cuentas de ahorro tienen su razón de ser ya que han sido creadas con objetivos distintos. Lo más habitual es disponer de una cuenta corriente para tus ingresos y gastos habituales y otra de ahorro donde vayas acumulando algo de dinero y recibiendo una remuneración por él.


Comentarios


Nombre:
Mail:
Comentario: