Busconómico

En qué momento de tu vida debes plantearte comprar una casa

A diferencia de la infancia y adolescencia, que suelen carecer de grandes responsabilidades, la vida adulta está llena de decisiones importantes. Una de ellas es determinar el mejor momento para comprar una casa o departamento con la idea de tener tu propio hogar. Esta aspiración de muchos conlleva una serie de retos y obstáculos que debemos superar.

Como no nacemos con un sentido de la oportunidad desarrollado, tenemos que valernos de otros elementos. Cuando se trata de adquirir un inmueble, debes considerar tus finanzas personales, el mercado inmobiliario, la situación civil y la información relevante al respecto.

Si bien no es una ciencia exacta y no hay fórmula mágica, trataremos de guiarte sobre los puntos claves para facilitarte esta decisión.

¿Cuándo es el momento ideal para adquirir una vivienda?

Por difícil que sea responder a esta pregunta, piensa en que tener algo propio es mucho mejor que vivir eternamente alquilado. Un bien como un departamento o casa tiende a ganar valor con el tiempo lo que hace crecer tu patrimonio. Además, hay varios recursos privados y gubernamentales que pueden ayudarte con tu causa.

Comprar viviendaEl temor sobre la dificultad de conseguir una vivienda o terreno tiene un fundamento real porque la demanda es cada vez mayor y la disponibilidad se reduce. Aun así, te recomendamos indagar en profundidad sobre las opciones más convenientes. No siempre podrás aspirar a una propiedad nueva, pero un inmueble usado podría valer la pena.

En perspectiva, no debería existir una razón subjetiva que te impida tratar de obtener un hogar por tu cuenta. En México, como en casi todas las sociedades, todo se reduce a aprovechar las circunstancias. Esto puede significar tasas bajas de intereses, créditos hipotecarios accesibles, contratos de leasing y contactos adecuados.

Si ya eres mayor de edad y piensas formar un hogar con tu pareja o tu familia, esta decisión no debe tomarse a la ligera. Nuestras recomendaciones al respecto son:

Planeación financiera

Es mucho más sencillo comprar una casa entre 2 si ambos cuentan con ingresos fijos. Si este no es el caso, la primera consideración consiste en saber con exactitud dónde estás financieramente. ¿Tienes buen crédito?, ¿te cuesta trabajo llegar a fin de mes?, ¿tienes muchas deudas?, ¿puedes ahorrar o no lo intentas?

Si son más los problemas que las soluciones, no deberías estar pensando en empeorar la situación con un compromiso de esta clase. Una hipoteca puede representar un plazo de 5 a 30 años y una inversión de $300 mil pesos en adelante. Preocúpate por sanear tus cuentas, conseguir financiamiento accesible y luego por tener tu propia casa.

Estabilidad laboral

Además de la planificación, un sueldo estable va a formar la base adecuada para considerar la adquisición de un inmueble. Ya sea que lo hagas por tu cuenta o en pareja, debes evaluar si puedes reunir el capital suficiente para hacer una compra directa, la opción de buscar crédito u otro tipo de préstamo personal para completar lo que tienes ahorrado.

La estabilidad laboral está estrechamente vinculada con la capacidad de ahorro que posees en este momento. Si por alguna razón se te ha hecho muy complicado tener alguna clase de fondos, es preferible esperar una situación más favorable. Además, recuerda anotar lo que necesitas, comparar tus alternativas y sacar bien las cuentas.

Situación del mercado inmobiliario

Ante la perspectiva de compra, hay que fijarse en el nivel de las tasas para conseguir financiamiento. Cuando están bajas, hay que aprovechar porque esta situación también se verá reflejada en tus mensualidades. El mercado inmobiliario es cíclico y tanto las crisis como la sobre oferta reducen los precios para estos bienes.

De igual forma, el valor de una vivienda depende de la zona en la cual esté ubicada. Las casas urbanas, céntricas, cerca de comercios o áreas verdes, bien conectadas y en lugares seguros son más caras. Dependiendo de si quieres vivir en el campo o la ciudad, puede haber una diferencia sustancial en el precio final.

Acceso a crédito

Contar con recursos de financiamiento puede ser un apoyo fundamental para elegir el momento adecuado de comprar una propiedad. Muchas entidades privadas y públicas ponen a tu alcance créditos hipotecarios con condiciones favorables. El único problema es que tienes que cumplir con ciertos requisitos para obtener esos fondos.

Hipoteca Bancomer Fija
Hipoteca Bancomer Fija
  • Interés: 9.90%
  • Plazo máximo: 20 años
Hipoteca Perfiles
Hipoteca Perfiles
  • Interés: 9.90%
  • Plazo máximo: 20 años
Hipoteca Santander
Hipoteca Santander
  • Interés: 9.79%
  • Plazo máximo: 20 años
Hipoteca CrediResidencial
Hipoteca CrediResidencial
  • Interés: 10.50%
  • Plazo máximo: 20 años
Hipoteca Fuerte
Hipoteca Fuerte
  • Interés: Desde 9.45%
  • Plazo máximo: 20 años

Las hipotecas no son trámites sencillos, en especial cuando tu historial crediticio incluye el registro de un comportamiento negativo. Otra alternativa importante es el Infonavit, pero debes estar cotizando en el IMSS para acceder a este recurso. También hay otras instituciones que pueden ayudarte, como las sofomes o sofipos que ofrecen préstamos personales con fines específicos.

Alquiler vs compra

Un buen indicativo de que es hora de abandonar la vida de renta por un hogar estable, puede estar en tus gastos fijos mensuales. Si puedes proyectar un gasto de alquiler dentro de los próximos 5 ó 10 años que supera los $300 mil pesos y estás en posición de pagarlos sin problemas, la compra de un inmueble se presenta como una mejor inversión.

Claro, las circunstancias pueden cambiar de un momento a otro y tu capacidad de pago puede verse afectada por ello. No obstante, si ya conseguiste tu casa o departamento, dispones de una fuente de ingresos extra. En caso de que decidas mudarte o necesites mayor liquidez, puedes alquilarla para seguir pagando lo que resta de la hipoteca.

Necesidades futuras

La decisión de comprar casa nueva o usada debe tomar en cuenta el estilo de vida que quieres tener dentro de los próximos 20 años. La plusvalía es un factor clave si tienes en mente vivir en un lugar por varios años para luego irte. Por esta razón, debes revisar si el hecho de ocupar un inmueble nuevo o seminuevo está en concordancia con tus planes.

Como recomendación final, sabemos que comprar una casa resulta complicado por la gran demanda que hay. Sin embargo, no debes desistir en lograr tus objetivos. Con la ayuda de nuestro comparador Busconómico, puedes investigar con detalle diferentes créditos hipotecarios, préstamos personales y otros productos financieros. Estos pueden ayudarte a decidir si llegó el momento de adquirir una vivienda o no.

 

Comentarios


Nombre:
Mail:
Comentario: