Busconómico

¿Contratar una tarjeta de crédito o un préstamo personal?

Puede que este dilema forme parte de tus cuestionamientos habituales cuando se trata de pagar por bienes y servicios. Mientras que para algunos es una realidad, para otros es solamente un deseo no cumplido. Lo decimos porque en la actualidad adquirir un préstamo personal puede resultar más sencillo y rápido que obtener una tarjeta de crédito.

Pensemos por un momento que ambos métodos son válidos para cualquier tipo de compra, sin embargo, hay varios temas por resolver. Si no cuentas con la liquidez necesaria para el gasto que tienes en mente, tienes a tu disposición estas 2 opciones. Ahora bien, para saber qué es más conveniente, veremos sus diferencias y ventajas.

Factores que influyen al decidirse entre un préstamo personal y una TDC

En función de agilizar la discusión, vamos a suponer (en un mundo ideal) que puedes contratar una tarjeta con la misma celeridad que un préstamo personal. De esta forma, sacamos el factor tiempo de la ecuación, igualamos el sentido de urgencia y nos concentramos en factores más objetivos.

A manera de comparación, describiremos las condiciones para cada producto financiero. Así, tenemos:

Préstamos personales

Por lo general, tienen un plazo que se extiende desde una semana hasta 5 años, el monto varía según el banco o empresa financiera y el interés puede ser calculado de forma diaria o anual. Esto depende de un factor crucial: acudir a la banca tradicional u optar por los préstamos personales en línea.

  • Yotepresto
  • Importe del préstamo: entre $ 10,000 y $ 300,000
  • Plazo: entre 6 y 36 meses
  • Credicompadre
  • Importe del préstamo: entre $ 500 y $ 6,000
  • Plazo: entre 7 y 30 días
  • Credy
  • Importe del préstamo: entre $ 1,000 y $ 30,000
  • Plazo: entre 1 días y 12 meses
  • Yubox
  • Importe del préstamo: entre $ 500 y $ 42,000
  • Plazo: entre 3 meses y 1 año

Ambas alternativas tienen tasas efectivas anuales (TEA) muy competitivas que pueden ir desde 6% hasta el 30%, en función del monto y el plazo. El CAT es mucho más alto para ciertos créditos online porque te cobran intereses diarios y el tiempo para devolver el dinero no pasa de 3 meses.

Tarjetas de crédito

Estos productos financieros son considerados como créditos revolventes, ya que tienes un límite que puedes usar una y otra vez. Dicho monto lo determina la entidad bancaria según tu historial crediticio y nivel de ingresos. El plazo suele ser de 36 meses y la tasa de interés oscila entre el 22 y el 150%.

Tarjeta de Crédito HSBC Zero
Tarjeta de Crédito HSBC Zero
  • TAE: 92.80%
  • Cuota anual: $ 0
  • Límite de crédito: Consultar
Tarjeta Básica Bancomer
Tarjeta Básica Bancomer
  • Cuota anual: $ 0
  • Dinero a débito gratis en: Todos los cajeros BBVA Bancomer en México y BBVA Compass en EEUU
Tarjeta ABCredit Básica
Tarjeta ABCredit Básica
  • TAE: 34.50%
  • Cuota anual: $ 0
  • Límite de crédito: Consultar
Tarjeta Azul Bancomer
Tarjeta Azul Bancomer
  • TAE: 105%
  • Cuota anual: $ 0
  • Límite de crédito: Consultar

Tanto el plástico como el préstamo personal son instrumentos no garantizados, por lo que no tienen respaldo, como una hipoteca o un crédito automotriz. Además, la TDC puede generar deuda a corto o mediano plazo en caso de que no abones saldo completo, te atrases con las cuotas o solo pagues el mínimo.

Situaciones para usar tarjetas de crédito o préstamos personales

Antes de considerar cualquiera de estas 2 alternativas, necesitas establecer para qué necesitas el dinero adicional que no tienes. Aunque no resulta fácil definir algo como utilitario o no, el uso del dinero puede estar destinado a una inversión que genere una ganancia posterior o a cosas que tendrás o regalarás.

Tarjetas de crédito vs préstamos personalesPara hacerlo más claro, si buscas dinero para un obsequio, una TV, un celular, ropa y más que pretendes conservar o dar, eso no te va a producir dividendos a largo plazo. En cambio, cursos/estudios, equipos para un emprendimiento, reformas para vender una casa, entre otros, representan un préstamo más productivo.

Entendido este argumento, hay otros factores que debes tomar en cuenta, como:

  • El monto. El financiamiento a través de un préstamo personal puede ser mucho mayor que mediante una tarjeta de crédito. Esta condición los hace más viables para un compromiso de varios años. Por esta razón, son más utilizados como inversiones productivas que para gastos menores.
  • El plazo. Relacionado con lo anterior, te recomendamos usar la tarjeta de crédito para bienes durables que puedes pagar en pocos meses. Es decir, si el precio del artículo representa una cantidad menor a tu ingreso mensual, usa el plástico. En caso de que necesites más tiempo debido al valor de la inversión, entonces el crédito personal será la mejor opción.
  • El interés. Como ya debes saber a estas alturas, los intereses relacionados con las tarjetas de crédito son elevados. No obstante, los préstamos urgentes o inmediatos pueden ser mucho más caros por su corta duración. Por eso el plástico está recomendado para compromisos menores a 12 meses y los créditos personales bancarios, con tasas más bajas, para un acuerdo superior al año.

Sobre estos instrumentos financieros, nos parece pertinente recalcar que, aunque la TDC no genere intereses, vas a estar condicionado por el límite que te han asignado. Para conservar unas finanzas sanas, evita acumular deuda comprando víveres, artículos de consumo recurrentes o sacarla para comer afuera cada fin de semana. Usar este recurso en las situaciones mencionadas, solamente se justifica en emergencias.

En cuanto a los préstamos personales, ten presente que puedes encontrar diferentes montos, plazos y modalidades según tus preferencias. Los créditos urgentes online son de mucha utilidad para situaciones imprevistas, pero son costosos. Debes saber cómo aprovechar las opciones disponibles para no caer en malos hábitos financieros.

Préstamos personales vs tarjetas de crédito

Si has tenido la suerte de no experimentar la dificultad de conseguir acceso al crédito en la banca tradicional, estás entre una afortunada minoría de mexicanos. Claro que esto está cambiando, gracias a la aparición de fintechs y startups financieras que ponen en tus manos préstamos personales inmediatos o de largo plazo.

Ante la poca oferta financiera en la economía mexicana por el dominio de 4 bancos principales, las promociones online pueden ser bien aprovechadas. Una forma sencilla de revisar cuáles son las opciones más valoradas, es utilizando el comparador de Busconómico, una herramienta que te permite saber en cualquier momento quiénes ofrecen créditos al instante.

Además, no excluimos a las entidades financieras convencionales porque también te ofrecen productos interesantes, como hipotecas, tarjetas de crédito, inversiones, seguros, entre otros. Conseguir un plástico para comenzar tu historial en el Buró de Crédito, puede ser más sencillo de lo que solía ser.

En este sentido, nuestra labor es guiarte por los diversos caminos que conducen a una estabilidad económica y finanzas personales saludables. Por eso nos esforzamos con mucha pasión por darte información actualizada, consejos oportunos y una visión más transparente de cómo manejar tu dinero.


Comentarios


Nombre:
Mail:
Comentario: