Busconómico

Diferencias entre hipotecas con interés fijo y variable

Al momento de adquirir una vivienda podemos elegir entre dos opciones: hipoteca fija o hipoteca variable. Debido a esto muchas veces nos preguntamos cuál es la mejor opción, pero debemos comprender que no hay una mejor que otra, solamente una mejor para nosotros. La que más nos conviene solamente dependerá de nuestras necesidades y para esto existen claves que nos pueden ayudar a tomar la decisión más conveniente. Entre estas claves encontramos  la particularidad de cada hipoteca, las perspectivas económicas del mercado y nuestra propia situación económica y laboral.

Hipoteca Bancomer Fija
Hipoteca Bancomer Fija
  • Interés: 9.90%
  • Plazo máximo: 20 años
Hipoteca Perfiles
Hipoteca Perfiles
  • Interés: 9.65%
  • Plazo máximo: 20 años
Hipoteca Santander
Hipoteca Santander
  • Interés: 9.79%
  • Plazo máximo: 20 años
Hipoteca CrediResidencial
Hipoteca CrediResidencial
  • Interés: 10.50%
  • Plazo máximo: 20 años
Hipoteca Fuerte
Hipoteca Fuerte
  • Interés: Desde 9.85%
  • Plazo máximo: 20 años

Crédito hipotecario de tipo fijo

En este tipo de hipoteca las cuotas son siempre iguales y no dependen de índices de referencia externos, esto quiere decir que pagaremos lo mismo siempre. Esta hipoteca es ideal para personas que son poco tolerantes al riesgo.

A favor de este tipo de crédito hipotecario encontramos un menor costo a largo plazo y cuotas más estables que en la hipoteca de tipo variable, además de protegernos ante una subida de tipos que dispararía las cuotas de las hipotecas variables. En contra, conlleva comisiones más caras y mensualidades más elevadas debido a que los intereses son más altos, sobre todo al principio.

Si tenemos ingresos fijos y no tenemos tolerancia al riesgo este tipo de hipoteca es el indicado.

Crédito hipotecario de tipo variable

En este tipo de hipoteca cada vez que revisemos nuestro préstamo, las cuotas podrán abaratarse o encarecerse dependiendo de los tipos de interés. Es ideal para personas que creen que sus ingresos crecerán a lo largo del tiempo o tienen planeado amortizar capital.

Hipotecas fijas o variablesA favor de este tipo de crédito hipotecario podemos ver que las cuotas iniciales son más baratas, tenemos plazos de amortiguación más largos y comisiones reducidas, sin embargo las cuotas son más inestables debido a las fluctuaciones de los índices de referencia y suelen ser más caras pues acabamos pagando más intereses al tener plazos de amortización más largos.

El índice de referencia más habitual que suelen utilizar las entidades financieras en México es la TIIE (Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio), a la que suman un pequeño porcentaje, llamado diferencial.

Los créditos hipotecarios se suele revisar cada 6 meses o 1 vez al año, por lo que lo ideal antes de adquirirla es hacer números. Aunque al principio paguemos menos, si el escenario económico cambia podríamos vernos en una posición complicada.

Cuál es la mejor opción

Una vez vistas las diferencias, debemos elegir cuál es la mejor opción para nosotros. Lo primero que debemos hacer es valorar nuestra situación personal, es decir, si nuestras perspectivas económicas y laborales son buenas, podremos arriesgarnos con una hipoteca variable, de lo contrario una hipoteca de tipo fijo sería la opción más adecuada.

Por otro lado, tendremos que ver cuál es nuestra tolerancia ante los riesgos y si preferimos una cuota que sea constante o una que se vaya actualizando cada seis meses o un año.

Además, es importante estudiar el escenario económico, por ejemplo si el peso se mantuviera en mínimos o por debajo de su media histórica probablemente se compensaría una hipoteca variable, de lo contrario la modalidad fija sería la más adecuada.

Antes de contratar un crédito hipotecario de tipo fijo o variable debemos preguntarnos si preferimos pagar menos intereses pero tener la incertidumbre de que, si los tipos de interés suben, tendremos que pagar más, o bien pagar un poco más y tener la seguridad de que siempre pagaremos lo mismo.

Un préstamo hipotecario puede durar muchos años, incluso más de 20, y en ese tiempo la situación económica puede dar muchas vueltas, por lo que hay que meditar bien la decisión.

Comentarios


Nombre:
Mail:
Comentario: