Busconómico

Éxito a la hora de invertir

Como es bien sabido por todos, el éxito a la hora de convertirse en inversor no es algo abundante (de ser sencillo todo el mundo se habría creado un buen patrimonio de esta forma), pero por supuesto existe, claro que teniendo en cuenta la definición del éxito que tenga cada cual, ya que para unos el éxito puede ser vivir de las inversiones, para otros sacar un pequeño beneficio y para otros simplemente no tener pérdidas.

Para potenciarlo existen unas claves que se deben observar a rajatabla, tener una dosis de suerte, suerte para no encontrarse en el camino de un cisne negro o de un gran operador o en el caso de hacerlo que este acontecimiento o este actor se muevan a favor del inversor y tampoco vendría mal tener una inclinación natural para leer correctamente la deriva de los mercados.

Conocimientos, nervio y experiencia

A la hora de invertir, ya sea en trading o bolsa, es necesario cumplir con una serie de requisitos, la mayoría de los cuales se pueden entrenar, pero otros tantos suelen encontrarse o no de forma innata en el trader e inversor de éxito. Estos son algunos de los aspectos más importantes a tener en cuenta.

Unos conocimientos intensivos sobre el instrumento en el cual se va a operar son fundamentales, ya sea comprando futuros de materias primas, acciones de empresas o realizando trading con CFD (contratos por diferencia) con un par de forex, se deberán conocer tanto el comportamiento pasado como la actualidad del mismo para posicionarse de la mejor forma posible, teniendo en cuenta que existen acontecimientos imposibles de predecir que producirán movimientos violentos en una u otra dirección.

Nervios de acero y disciplina son cualidades que todo trader o inversor debe cultivar si no vienen de serie, ya que es necesario dejar las emociones al margen y operar solamente con datos fríos y objetivos. La disciplina es necesaria también a la hora de atenerse a una estrategia que el trader habrá creado antes de empezar a operar, tanto se pierda como se gane deberá limitar su tiempo de operaciones a los objetivos fijados de antemano.

Autoconocimiento y confianza. Que el trader se conozca a sí mismo (haciendo una lectura sincera de sus fortalezas y debilidades) es fundamental antes de empezar a operar, ya que no se trata de trabajar contra los mercados sino muchas veces contra uno mismo, así que confiar en sus capacidades y dejar de lado corazonadas, funcionando en base a la estrategia (y aquí se vuelve a la necesidad de la una disciplina férrea) creada en base a sus conocimientos dará menos disgustos que abrir posiciones como el que apuesta en un casino, ya que invertir y jugar a la ruleta o comprar lotería no tienen nada que ver.

Utilizar la cuenta demo (si existe) o cuentas cent (si el bróker la tiene) para aprender la operativa y probar nuevas estrategias. En la cuenta demo no se arriesgará nada de dinero, y en la cuenta cent se operará en vez de en dólares en céntimos de dólar, así que el trader podrá probar la emoción de ganar o perder dinero arriesgando un capital sensiblemente menor. Una vez la estrategia se haya demostrado un éxito o un fracaso, se podrá pasar a una cuenta real con mayores garantías, donde la herramienta del apalancamiento supondrá un riesgo y un potencial beneficio, mucho más alto que en la cuenta demo o cent.

Historias que demuestran que el éxito existe

Realizando una pequeña investigación, cualquier interesado puede encontrar historias de traders del forex exitosos que rompieron los cercos y alcanzaron la cima, historias en las cuales personas con fuerza de voluntad, esfuerzo, y (por qué no decirlo) muchas veces una inclinación natural a la negociación desde bien pequeños, han logrado llegar desde unos orígenes humildes hasta la cima en el mundo de las inversiones y del trading, ya eran bien conocidas las historias de personas que desde abajo se habían abierto camino en el mundo de las tecnológicas innovando donde nadie más se aventuró (Gates, Jobs, Musk,…) pero quizás no eran tan populares las historias de éxito en el mundo de las finanzas más allá de los grandes nombres como Buffet o Soros, pues existen, y se puede aprender mucho de sus experiencias.

 

Comentarios


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario: