Busconómico

Cuándo es conveniente refinanciar tu crédito hipotecario

El refinanciamiento hipotecario es un recurso que, como los créditos personales, hay que saber manejar. Puede que tengas alguna razón justificada para obtener mejores condiciones, pero aun así necesitas tener la información apropiada. Esto se hace para tener la certeza de que el trato nuevo será mejor que el anterior.

Cuando llevas cierto tiempo pagando una hipoteca, es normal que las condiciones económicas cambien. Lo que en un principio parecía un buen negocio, a lo mejor ya no lo es tanto. Esta situación suele ocurrir en plazos de 20 años o más y por eso analizar sobre la conveniencia de identificar el mejor momento para refinanciar.

Motivos para refinanciar un crédito hipotecario

Detrás del refinanciamiento hipotecario puede haber distintas razones. No obstante, el escenario ideal es aquel en el cual conoces con exactitud el porqué de esta medida. Si no hay claridad en el objetivo, tal vez no estás recibiendo el asesoramiento adecuado o estás analizando la situación de manera poco objetiva.

Refinanciar hipotecaNo son raros los casos en los que la gente acude al refinanciamiento sin considerar los costos a largo plazo. Asimismo, hay personas que utilizan este recurso para conseguir algo de liquidez para comprar otras cosas. Junto a la recurrencia de una amortización a 30 años y las penalizaciones por pagos anticipados, todo esto contribuye a empeorar lo que inicialmente parecía una buena idea.

Lo cierto del caso es que las tasas de interés más favorables, la pérdida de estabilidad laboral, un divorcio o una mudanza pueden provocar esta consideración. Recuerda que estás sustituyendo un préstamo por otro con la intención de conseguir mejores condiciones para salir de la deuda más pronto o ahorrar el costo de intereses.

Las razones inteligentes para acudir al refinanciamiento hipotecario, las podemos resumir así:

Disminuir el plazo de la hipoteca

Este motivo se guía por la máxima de todos los créditos o préstamos personales: a mayor plazo, más pago de intereses. Esta alternativa aplica cuando nuestra situación financiera ha mejorado y podemos atender el aumento de la cuota mensual. De esta forma, puedes llevar una deuda proyectada a 30 años y reducirla a 15 o menos.

Hipoteca Bancomer Fija
Hipoteca Bancomer Fija
  • Interés: 9.90%
  • Plazo máximo: 20 años
Hipoteca Perfiles
Hipoteca Perfiles
  • Interés: 9.65%
  • Plazo máximo: 20 años
Hipoteca Santander
Hipoteca Santander
  • Interés: 9.79%
  • Plazo máximo: 20 años

También es posible que tu hipoteca se haya beneficiado de una baja en las tasas de interés, lo cual no compensaría un refinanciamiento. Si esto ocurre, te recomendamos realizar amortizaciones parciales para acortar el tiempo y no la cuota. Es una manera de conservar las condiciones favorables reduciendo el plazo a conveniencia.

Reducir la tasa de interés

Debido a la dinámica del mercado inmobiliario, las tasas de interés fluctúan según varios indicadores económicos. En la práctica, esto significa que puedes conseguir mejores condiciones de pago de tu banco. Si tienes un crédito hipotecario con mensualidades fijas, las ventajas son mucho más evidentes.

Un ejemplo sencillo sería cambiar un préstamo hipotecario a 30 años con una tasa de 10% por uno a 15 años con una tasa del 7%. Además del ahorro que lograrías con un acuerdo más favorable, es importante revisar que no se trata de una rebaja temporal de las tasas.

Cambiar el tipo de tasa

Otra buena razón para usar el refinanciamiento de tu crédito hipotecario es el cambio de una tasa variable a una tasa fija. Esta circunstancia puede justificarse cuando las condiciones del mercado están empeorando y hay una clara tendencia de que los intereses asociados con los préstamos sigan subiendo.Al revés si queremos cambiar de una tasa fija a una variable.

En este caso, lo que quieres es eliminar el factor variación por unas condiciones más estables para pagar. Así tienes mayor certeza de cuánto tienes que amortizar hasta que termine el plazo sin tener la preocupación de que las cuotas puedan subir o bajar. Combinado con una reducción de la duración de la hipoteca, te aporta más seguridad.

Cuándo no debes acudir al refinanciamiento hipotecario

Así como hay razones que desde un punto de vista financiero pueden justificarse, hay otras que no. Entendemos que las deudas pueden llevar a cometer ciertos errores de juicio y este caso no es la excepción. Por eso insistimos en que evites el refinanciamiento hipotecario para:

  • Consolidar deudas. Si estás pensando en sacarle dinero a tu casa o departamento sobre la plusvalía para pagar deudas, cometes un error común. Esto es porque solamente estás trasladando lo que debes y convirtiendo una deuda segura (respaldada por un inmueble) a una no segura (TDC, matrículas, etc.).
  • Obtener liquidez. Similar al ejemplo anterior, conseguir efectivo extra por la revalorización de tu hogar, no es lo más sensato. Por más que quieras irte de vacaciones, comprar un auto nuevo o darte otro gusto, lo único que haces es prolongar el pago de la hipoteca. Si sigues refinanciando a 30 años, pagas tasas más altas y el plazo nunca se acaba.

Ejemplo de cómo calcular tu refinanciamiento

Calcular el refinanciamiento de la hipotecaEsta simulación no aplica para quienes están considerando vender su vivienda pronto.  Es una fórmula que toma en cuenta un tiempo prudencial de estadía. Necesitas 2 datos fundamentales: monto del cierre estimado de la hipoteca y cantidad ahorrada de la cuota mensual.

Teniendo esta información, divides el monto de cierre entre la cantidad ahorrada, lo que te dará el plazo para salir tablas. Supongamos por un momento que el primer valor es de $15,000 pesos y con el acuerdo nuevo descontarás $250 de la mensualidad; la operación sería:

15,000/250 = 60 meses ó 5 años.

En este escenario, necesitas habitar la propiedad por al menos 5 años para que puedas justificar el cambio. En caso de que pases de una hipoteca de 30 años a 15 y no estés considerando mudarte ni vender, refinanciar es una buena alternativa. De no ser así, no te lo recomendamos porque no vas a recuperar el dinero.

Por último, te invitamos a que aproveches la utilidad del comparador de hipotecas de Busconómico si tienes en mente buscar alternativas para refinanciar tu crédito hipotecario. Ahí puedes revisar a tus anchas los mejores productos actualizados de las entidades financieras más prestigiosas del país. Así cuentas con datos precisos para tomar una decisión informada y más objetiva.

 


Comentarios


Nombre:
Mail:
Comentario: