Busconómico

Cómo comparar entre varias cuentas corrientes

A menudo es difícil reconocer que necesitamos varios instrumentos bancarios para gestionar mejor nuestras finanzas personales. Muchos entran al mundo de la bancarización en la adolescencia o después y no entienden bien el funcionamiento que va a tener una cuenta corriente o de ahorro al momento de administrar su dinero.

Tener la posibilidad de cambiar de institución financiera debido a que te ofrece mejores condiciones y menos comisiones, es una opción valiosa. Si comprendes que esos gastos adicionales merman tu presupuesto, existen razones de peso para obtener un upgrade. Si tu cuenta corriente no está a la altura de tus expectativas, hay otras opciones.

Función de la cuenta corriente

Antes de pasar a las herramientas que puedes usar para comparar estos productos básicos, es importante aclarar su propósito. Cuando se trata de aprovechar la tecnología y recursos disponibles, el desconocimiento es lo que más nos perjudica, limitando nuestra capacidad de tomar decisiones más informadas para elegir las opciones que más nos convienen.

Cuenta Relación

Cuenta de ahorro online que se gestiona a través de la App Móvil y que ofrece una interesante rentabilidad por tu dinero, sin comisiones ni saldos mínimos.

Libretón Básico Bancomer
Cuenta bancaria sin chequera para el depósito y retiro de dinero, con una tarjeta de débito asociada.
Nómina Banorte con Chequera

Cuenta para domiciliar tu salario, con cuatro cheques gratis al mes y tarjeta de débito sin anualidad.

Cuenta Única
Cuenta bancaria para el depósito y retiro de dinero en cualquier cajero automático o sucursal de la entidad. Con tarjeta de débito y posibilidad de chequera.
Cuenta Perfiles
Cuenta de depósito bancario que te permite administrar cómodamente tu dinero y utilizarla en miles de establecimientos en todo el mundo.

Tanto para la economía doméstica como personal, la cuenta corriente es fundamental porque te permite gestionar tus ingresos. Puede estar asociada a una cuenta nómina o no, incluir una chequera o tarjeta de débito/crédito y suele estar vinculada a otros servicios clave, como líneas de crédito, préstamos personales, sistemas de trasferencias online/offline, domiciliaciones y más.

Aunque toda tu vida hayas tenido otra convicción, este instrumento financiero no debería usarse para ahorrar a mediano o largo plazo. Representa un fondo cuya función es darte la liquidez necesaria para afrontar pagos o compras recurrentes y por eso su versatilidad es importante.

Cuando decides cambiar, mejorar o buscar una cuenta corriente adaptada a tus necesidades, debes establecer el perfil que tienes como usuario. Esto quiere decir que tienes claro cómo la vas a usar, qué condiciones prefieres y los beneficios que te interesan. Elegir la primera oferta que veas o escuches no es lo más sensato, antes te recomendamos comparar bien las mejores alternativas.

Recursos para comparar entre varias cuentas corrientes

Cuentas corrientesHoy en día la información está más disponible que nunca y contratar una cuenta corriente que a larga te puede perjudicar, no se justifica. Decimos esto porque el descuido de las finanzas personales empieza por la flojera y termina con la resignación. Además, no se trata de que te conviertas en un gurú en materia económica.

Herramientas como el comparador de cuentas de Busconómico, el Buró de Entidades Financieras, blogs sobre gestión económica y más, son de mucha ayuda. Estos recursos te permiten conocer los aspectos clave para elegir el producto que más te conviene. Entre dichos elementos, resulta esencial considerar:

  • Beneficios. Los bancos siempre promocionan sus productos para atraer la mayor cantidad de clientes. Una buena forma de escoger lo que te parece más atractivo es diferenciando qué ofrece cada uno. Así puedes seleccionar entre anticipos de nómina, porcentajes de devolución al comprar, tarjetas prepago o de crédito incluidas, regalos y otros beneficios.
  • Comisiones. Pensar en lo que tienes que pagar por tener una cuenta corriente es un aspecto esencial para las buenas finanzas. Cada vez son más las entidades que ofrecen productos sin comisiones. Esto te permite ahorrar en categorías comunes como: saldo mínimo promedio mensual, cobro por transferencias nacionales o internacionales, cargos por manejo, renovación de plásticos, entre otros.
  • Exigencias. Cada institución financiera tiene sus propias políticas en cuanto a los requisitos que necesitas para aperturar una de estas cuentas. Mientras que hay exigencias comunes a todas, también poseen otras peculiaridades. Entre ellas, pueden pedirte un tiempo mínimo de permanencia, la contratación conjunta de otros productos/servicios o que tengas cierto nivel de ingresos.
  • Servicios o productos. Como hemos referido anteriormente, con este instrumento financiero puedes tener acceso a diferentes métodos de pago. Es bastante frecuente que su contratación incluya una chequera, tarjetas de débito o crédito, línea de crédito, banca online gratuita y más. Dependiendo de lo que necesitas, puedes evaluar quién te ofrece las mejores condiciones.

Mucha de esta información la puedes conseguir usando nuestro comparador y los enlaces a las cuentas corrientes más solicitadas. Recuerda que la mayoría de los bancos pueden ofrecer lo mismo, pero debes conocer los requisitos que te piden. Conseguir el mejor acuerdo es parte importante para tener unas finanzas saludables y un producto que además de llenar tus expectativas, te sirva para tus propósitos económicos.

Costos asociados a las cuentas corrientes

La comparación entre cuentas corrientes es un ejercicio muy práctico si quieres tener presente los criterios más comunes para estos productos. Como existe un amplio catálogo donde elegir y continuamente las entidades bancarias están sacando nuevas promociones, necesitas disponer de información actualizada.

Utilizando nuestro comparador tienes todo en un solo lugar y con datos frescos. Así puedes evaluar con detenimiento, elementos como:

  • Comisión de apertura. Aunque depende del banco, puede ser de cero o una cantidad específica.
  • Administración. Por lo general, muchas entidades te cobran por manejar estas cuentas. Eso implica hacer transferencias, utilizar el SPEI o TEF, solicitud de chequeras, estados de cuenta, retiro de efectivo, uso de tarjetas de crédito/débito y más.
  • Mantenimiento. Es posible que te exijan una cuota mensual de mantenimiento que también está vinculada al uso de los servicios.
  • Otros cobros. Tanto las líneas de crédito como de sobregiro están asociadas a planes configurados por la entidad financiera. De acuerdo al que selecciones, debes asumir un pago en UMAs.

Todos estos datos los puedes conocer de primera mano en nuestro sitio web o visitando los bancos que tenemos listados para tu conveniencia. Si tomas en serio la administración de tus ingresos y la importancia de las finanzas personales, estas herramientas seguro te resultarán muy útiles.

Del mismo modo, nuestros especialistas en temas económicos te pueden aconsejar sobre los pormenores de las cuentas corrientes y diferentes tipos de instrumentos bancarios. Ellos están prestos a atender tus solicitudes, darte recomendaciones concretas para que tomes decisiones más acertadas y proponerte recursos adicionales para ayudarte.


Comentarios


Nombre:
Mail:
Comentario: